10 Maneras de salir adelante después de un divorcio

Vivir un divorcio, no es cosa sencilla. Lo sé porque lo viví hace 1 año.

Así es amigas, con tan solo 3 años de casada, mi ex marido y yo decidimos terminar con nuestro matrimonio. Los motivos son diversos y aunque nos amábamos (a nuestra manera), llegamos a un punto en donde ambos ya no podíamos ni dormir en la misma habitación debido a las discusiones. Eso ocasionó que antes de lastimarnos más, termináramos por lo sano.

El proceso aunque no ha sido nada fácil, puedo decir que sí ha sido muy interesante gracias a lo que he aprendido. Es por eso que hoy te quiero dar mis consejos, que aunque no deseo que te suceda lo mismo que a mí, podrían servirte si lamentablemente pasas por un episodio como el mío.

Antes que todo, ponle punto final a tu ex

Cuando una relación se termina, es normal que uno tenga miedo de regresar a la vida de soltera(o). Pero es necesario que ambos tanto tú como él, pongan un punto final a lo que alguna vez hubo. Necesitan cerrar un ciclo e iniciar uno nuevo, cada quien por caminos separados. Es difícil, pero es necesario. Por eso, intenta alejarte lo más posible de él, y si necesitan mantener contacto para recoger o dividir cosas que alguna vez compraron juntos, pídele a una amiga o familiar que de favor se encargue de arreglar lo que se necesite, para así, tener que verlo y hablar con él lo menos posible.

Haz un viaje tú sola

Suena a cliché, pero en realidad ayuda. Yo no tenía ganas de hacer nada cuando me divorcie y mis padres me pagaron un viaje de una semana a la playa. Literalmente me obligaron a irme, cosa que hoy les agradezco infinitamente.

Fue en este viaje cuando me di cuenta que necesitaba aprender a estar sola, a valorar el tiempo y las pequeñas cosas de la vida. Aunque no me fui de fiesta, sí me ayudó a relajarme y a estar en estado ‘zen’ por unos días con mis pensamientos y mi alma. De igual manera me hizo entender que las personas que me rodean me querían ver mejor, ¡me sentí especial!

Lee mucho

Y no necesariamente libros de superación personal, sino de cualquier cosa que te guste. Es increíble cómo un libro te puede ayudar a reemplazar esos pensamientos negativos que se te vinieron encima después del divorcio. Prepárate un cafecito, relájate y comienza un nuevo libro.

Date el permiso de llorar todo lo que quieras durante el primer mes

No reprimas tus emociones y llora todo lo que quieras… Pero eso sí, date una fecha límite, 1 mes es buena idea.

Intenta recuperar las cosas que amabas y que dejaste en el camino

Durante el matrimonio lo queramos o no todas vamos dejando cosas que antes amábamos hacer a un lado, y no te sientas culpable, pues en su momento para ti era más importante tu relación que cualquier otra cosa. Sin embargo, nunca es tarde para retomarlas, por lo que ahora (más que nunca) aplícate y recupera esos pequeños placeres de la vida que tanto te emocionaban.

No inicies rápidamente una nueva relación

No es sano, punto. Si lo que quieres es desfogarte un poco, conoce gente y pásala genial con tus amigos.

Tente paciencia

Entiende que toda esa negatividad, ansiedad y depresión en la que sientes que estás entrando, es totalmente normal. No es nada agradable, lo sé y hay veces que sientes que ya no puedes más, pero es parte del proceso. Quiérete, no te juzgues ni te sientas culpable por sentirte mal. Tenerte un poco de paciencia es la base de todo.

Conviértete a ti misma en tu prioridad

Aun así tengas hijos, necesitas ver primero por ti misma para que ellos te vean bien y así no provocarles preocupación. Date pequeños detalles y ocúpate de recuperar toda esa autoestima que posiblemente se fue quedando tirada en el camino.

No uses como arma y escudo a tu hijo(s)

El 90% de los padres intentan usar como arma y escudo a sus hijos. No hables mal de su padre, ni le implantes ideas en su cabeza que no son de él o ella.

No descuides tu alimentación y aspecto físico.

Come bien, báñate y hazte ese cambio de look que siempre quisiste pero que a tu ex jamás le pareció. No te descuides.

Verás que todo irá mejor si estás pasando por algo similar. Si quieres más consejos sinceros, ¡síguenos en Pinterest! 

Te recomendamos

Tienes que ver